CRISTINA PORTELA

Artista Audiovisual

Se formó con Sergio Bazán. Estudió filosofía e historia del arte con Norberto Griffa. Fue residente de EPAC con Augusto Zanela, Manuel Ameztoy, Sergio Bazán, Andrea Juan. Integró el colectivo de artistas FUROR y el Grupo de pensamiento contemporáneo MDR dirigido por Lucía kuschnir. Participó en talleres de seguimiento de proyectos con Mariana Rodríguez Iglesias y Ananké Asseff

Realizó muestras individuales y colectivas nacionales e internacionales en galerías, ferias y espacios culturales: Selección: BienalSur 2019 Museo de bellas Artes de Neuquén. Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti (Ex Esma), Consulado Argentino en New York, Galería Arte x Arte, Galería Pabellón IV, Espacio cultural Panal 361, Galería Gualberto-Hernández Contemporay art New York, Acqua Art Fair Miami, Fundación Starcke​ Berlín, Feria Art Santa Fé New México, The Clemente Soto Veléz Cultural and Educational Center New York, Museo de arte Contemporáneo Raúl Lozza, CC Recoleta, Museo Emilio Pettoruti y Fundación Esteban Lisa entre otros. De 2013 a 2018 tuvo su taller en PANAL 361 y actualmente tiene su Taller en el espacio cultural BASILIO.  Fue directora ejecutiva de la Bienal Fundación Medifé Arte y Medioambiente edición 2016-2017.

STATEMENT

PREMIOS Y

SELECCIONES:

  • 2019: Seleccionada Concurso de Artes Visuales del Fondo Nacional de las Artes.

  • 2018: Seleccionada 62 Edición Salón Manuel Belgrano Museo Sívori
     

  • 2017: Seleccionada Salón Nacional de Rosario 2017 Museo Castagnino Macro

  • 2017:  Seleccionada Salón Vicentín 2017

  • 2016: 2da Mención de Honor XLVII Salón Fernán Félix de Amador.
     

  • 2015: Seleccionada para muestra individual en la Convocatoria sala Microespacio Museo Pettoruti​
     

  • 2014: Obra seleccionada en Áreatec 3ra Edición Bienal Pintura
     

  • 2013: Obra seleccionada para el Salón Pintura Colegio Ward
     

  • 2012: Obra seleccionada en Premio Universidad Belgrano
     

  • 2011: Obra selec cionada en VI Concurso Pintura UADE
     

  • 2010: Obra seleccionada en Fundación Alón y Lepidoptera Foundation
     

  • 1999: Obra seleccionada en el Salón Pintura Palermo Viejo
     

  • 1998: Primer premio Salón Pintura Colegio de Abogados San Isidro

Mis trabajos incluyen pintura, video y video­-instalación. 

 

Durante mucho tiempo, a veces con tono autobiográfico, abordé el tema de lo traumático, su repetición en la vida diaria, la imposibilidad de olvidar. La paradoja de la memoria humana que agranda y achica recuerdos y construye un pasado brumoso (Videos 2013-2016). Mis últimas obras me impusieron un corrimiento, armar vacíos, huecos, espacios infinitos, donde “soltar” aquellos viejos relatos. Así surgieron las últimas series de pintura y con ellas un sitio en donde cerrar los ojos, respirar hondo, sentir el aire fresco. Una experiencia de libertad y silencio. Un universo más amigable donde sea posible no temer ni suplicar. Estas pinturas, muchas de gran formato, exhiben estructuras rayadas y fondos tramados en los que se instala un relato, a veces inacabado, pequeñas y grandes densidades flotando sobre planos, transparencias, negro sobre negro. Emulan pantallas en donde instalo imágenes borrosas, algo cercano a una figuración con pretensiones abstractas. Desde el 2015 solo pinto con blanco y Negro. Primero fue necesidad, un acercamiento a la idea de “espacio de proyección” impuesta por el lenguaje audiovisual del video. También materializó una suerte de vacío que luego se volvió concepto y poética. Tanto en las pinturas como en los videos, se observa un camino sinuoso en donde nada se presenta claro y en el clima hay una atmósfera de inquietud. Algo perturba, real o imaginado. Transparencias, planos e imágenes superpuestas, rastros y huellas, cuestionan las coordenadas de tiempo y espacio. Los trabajos, en su negrura parecen bordear la pesadilla. Empero, en la factura oscura y silenciosa, hay quietud, una pequeña calma. Algo se redime. En mis últimos proyectos retomo viejas preocupaciones personales sobre la fragilidad, la finitud y las preguntas sin respuestas que estás cuestiones conllevan, cuestiones existenciales, siempre desde lo poético y alejados de postulados o significaciones. La idea del infinito recorre todos mis proyectos. La finitud humana, la ignorancia sobre los grandes misterios, la idea de la eternidad y el tiempo, la idea de un Dios y el miedo, son algunos anclajes conceptuales en donde el espacio cósmico se vuelve metáfora. Me gustan mucho las letras y los números, su simbología, sus significados. Ello me llevo a realizar una serie de videos digitales (aún en proceso) con números y sistemas de conteo estadísticos. Me gustan la oscuridad, las preguntas y las re-preguntas, los susurros y lo que se dice al oído, las dudas categóricas. Me pregunto por el número de todas las estrellas, por el origen del tiempo y la medida del universo. Me gustan las corazonadas, los planetas lejanos y pensar hipótesis. Me resulta imposible pintar o filmar sin música y en mi cabeza todos mis trabajos son piezas musicales.